Camarero, ¡una cerveza por favor!

12 Feb

¡Hola Bloggeros de Cocosuites! Hoy os traemos un artículo sobre la cerveza. Os preguntaréis: ¿qué  podemos contaros sobre ella que ya no sepáis? Pues la lista es larga. Lo cierto es que la cerveza es la gran desconocida dentro de las bebidas alcohólicas. Y, aprovechando una pequeña escapadita que hicimos a una tierra de gran cultura cervecera, compartiremos con vosotros algunos datos curiosos y otros muy necesarios para conocer a fondo sus propiedades.

Hace tan sólo unas semanas, tuvimos la oportunidad de viajar a Irlanda. Nuestra impresión fue muy grata: es un país que sin duda vale la pena conocer, de gente muy amable y de idílicos paisajes. Ahora bien, si queréis maravillaros con el verde de sus prados, sus majestuosos acantilados y- aunque menos reconocidas- sus particulares playas, tendréis que alejaros bastante de la capital.

La verdad es que Dublín no destaca por su belleza. Eso sí, goza de una vida nocturna muy activa y dinámica, sobre todo en sus espectaculares bares típicos- a cuál más interesante- y de una cultura cervecera difícilmente superable. Visita obligatoria: la fábrica Guinness, toda una experiencia sensitiva.

El edificio se construyó en 1904 con el fin de albergar el proceso de fermentación de la cerveza, siguiendo el estilo de la Escuela de Arquitectura de Chicago, que usa enormes vigas de acero para dar apoyo a la estructura. Lo mejor de la visita: una caña de cerveza gratis en la última planta, el Gravity Bar, con espectaculares vistas panorámicas a la capital irlandesa.

Pero bueno, vamos al grano: más que hablaros de la Guinness y Dublín, os confesamos que el viaje nos despertó un gran interés por la cerveza. Y eso que algunos de los redactores ni siquiera la beben, y seguro que muchos de vosotros tampoco. Lo que está claro es que su consumo -seguramente por la crisis- ha aumentado en los últimos años. A ver si después de saber algunas cosas os animáis un poquito.

Adiós al mito: no engorda

¿Sabíais que, al contrario de la creencia popular, la cerveza no modifica el peso ni la composición corporal? El estudio Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal realizado por Ana Mª Veses Alcobendas, investigadora en el Instituto del Frío-ICTAN del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha demostrado que, bebida con moderación, ni la cerveza tradicional ni la sin alcohol provocan un aumento del peso corporal. Es más: estamos hablando de una bebida con bajo contenido en calorías (aprox. 42 Kcal. por 100 ml), bajo grado de alcohol, que no contiene grasas ni azúcares y sí una cantidad importante de hidratos de carbono, vitaminas y proteínas. Así que ya sabéis: operación verano con cerveza en mano.

¡Con pescados y mariscos!

El crítico de El País y miembro de la Academia Española de Gastronomía, José Carlos Capel, defendió recientemente  en unas jornadas sobre cervezas y gastronomía la necesidad de desarrollar la cultura de la cerveza en España, de forma que se conozca “cómo hay que tomarla, en qué condiciones, las circunstancias óptimas y la armonía de la cerveza con distintos platos”.
Según Capel, “los españoles siempre tomamos la cerveza como un refresco y resulta que en la mesa puede tener mil aplicaciones, allí donde el vino no va o se muere o no alcanza, pues entonces la cerveza cumple un papel importante”.
Los ejemplos que ilustró Capel fueron los pescados fritos y los mariscos, que encuentran en la ligera suavidad de la cerveza el acompañante perfecto. Lo mismo ocurre con las ensaladas, con sardinas escabechadas y la cocina japonesa o tailandesa, que tienen sabores agridulces “que acaban con los vinos, pero que con la cerveza casan estupendamente”.
Respecto a la temperatura adecuada, Capel destacó que “cuando son más ligeras pueden tomarse un poco más frías, pero no heladas como las tomamos en España, porque se convierten en una masa carbónica que te agrede”.

 

La cerveza más cara del mundo

Un dato como mínimo curioso: el título de La cerveza más cara del mundo ha cambiado de lugar. Anteriormente estaba en Escocia, elaborada por Brew Dog, llamada End of the World. Pero ha sido destituida y ahora la cerveza más cara es la Antarctic Nail Ale, que se ha vendido por 800 dólares. Se trata de una cerveza elaborada en una edición limitada de 30 botellas que fue creada en la fábrica Nail Brewing, en la Universidad de Edith Cowan, en Perth, Australia.

¿Y la más barata?

La Bia Hoy es una cerveza de barril cosechada en Vietnam y se fabrica y distribuye prácticamente en todo el país. Tiene aproximadamente unos cuatro grados de alcohol y es ideal para refrescarse durante los calurosos días vietnamitas. Está elaborada sin conservantes ni aditivos, por lo que se tiene que consumir inmediatamente. Seguramente sean la cañas más baratas del mundo: cuesta desde los 3.000 dongs hasta los 6.000 dongs en los sitios más caros. Así, puedes disfrutar de un vaso por unos 10 céntimos de euro (1 euro = 26.500 dongs). Curiosamente, es incluso más barata que el agua embotellada. Por eso, uno de los rumores que corre entre los habitantes extranjeros de esta ciudad dice que la Bia Hoi está hecha con agua del río Rojo para abaratar gastos… esperemos que no sea verdad.

La más vendida: Heineken

En 2009, y por segundo año consecutivo, Heineken fue la cerveza más vendida en el mundo, con 11 millones de hectolitros. La danesa Carlberg quedó en segunda posición, con una venta de 8 millones de hectolitros. Nosotros, en cambio, no compartimos la locura por Heineken: ¡fans de Budweiser hasta la muerte!

 

La más rara: ¡con sabor a pizza!

En el mundo de las cervezas, no todas son fabricadas con sabor a malta o a cebada, últimamente se han incluido nuevos y extraños sabores.
Una de las cervezas totalmente fuera de lo común es la con gusto a pizza. Sí, a pizza. Entre los ingredientes de esta cerveza se encuentran el tomate, el orégano, la albahaca y el ajo y un contenido de alcohol del 4, 5 %.
En segundo lugar está la cerveza para perros, con sabor a carne o filete. Se llama Dutch Kwispelbier, no tiene alcohol y su sabor es parecido al de un pedazo de carne. Los creadores querían que las mascotas disfrutaran también de la cerveza.
En tercer lugar está la cerveza sabor banana. Banana Beer está elaborada con jugo fermentado de sorgo y plátanos.
El puesto cuatro es de Bilk, una mezcla muy particular, donde los efectos saludables de la leche y la cerveza están juntos en este producto japonés: contiene un 30% de leche. Se dice que la cervecería quería aprovechar el sobrante de leche que se daba por el bajo consumo de la población japonesa. Una idea sin duda original.

En el quinto lugar tenemos la cerveza con sabor a tomate, al parecer actúa como un antioxidante y tiene mucha vitamina E.

También existe la Cerveza Champaña. La botella está hecha para verse como una de champaña, pero en su interior contiene la mezcla de ambas bebidas.
En séptimo lugar está la Cerveza Chili. Elaborada con chilis, es picante al principio y tiene un toque de malta tostada, ideal para combinar con nachos.
Y en último lugar se encuentra la Cerveza Crème Brulée. Parece un postre, ya que contiene vainilla, nata y caramelo: una combinación explosiva.

La más fuerte se sirve dentro de animales disecados

The End of History, de origen escocés, se ha convertido con 55 grados en la cerveza con mayor contenido alcohólico del mundo. La polémica no ha tardado en surgir, porque tan novedosa bebida viene empaquetada dentro de animales disecados: liebres, armiños o ardillas y su precio ronda los 765 dólares. Varias plataformas de defensa de los animales no han tardado en criticar esta cerveza. ¡Sin palabras!

España acoge los restos más antiguos

Los hallazgos de cerveza más antiguos de Europa se corresponden con los de la cueva Can Sadurní en Begues, Barcelona. Se trata de molinos con evidencias de cereal malteado, fechados en el Neolítico Antiguo (del 3.000 a.C.), así como un recipiente cerámico con restos de cerveza. Con 3.300 años de antigüedad, Cataluña también posee otra importante referencia: los yacimientos de Genó, en Lleida, donde se encontraron residuos característicos de malteado de cebada en una tinaja que datan de la Edad de Bronce (1.200 a.C).

Ya era hora de que fuéramos pioneros en algo, hombre.

Chile, el más anticervecero

Chile tiene el nivel más bajo de consumo de cerveza: sus habitantes consumen anualmente una media de sólo 37 litros, lo que equivale a un gasto per cápita de US$80,4. Estas cifras demuestran que es el país con el nivel más bajo de demanda de cerveza en Latinoamérica, según un análisis realizado por Euromonitor International.

Algunos RECORDS

El abridor de cervezas más rápido del mundo: Alois Unertl. Abrió 300 botellas en 1 minuto y 47 segundos. No nos preguntéis si luego se las bebió.

El bebedor de cerveza más rápido: un joven que consume dos litros en apenas 5 segundos. Es dudoso saber si el video no está trucado, pero, si es cierto, seguramente se trata del bebedor más veloz del planeta. El vídeo no tiene pérdida:

 

 

Enfin, no hace falta consumir cerveza con sabores extraños, ni tampoco comprar la más cara (ni la más barata, a riesgo de llegar al hospital), pero lo cierto es que, teniendo en cuenta sus beneficios para la salud, no nos cortamos a promover su consumo. Eso sí – momento Dirección General de Tráfico- SIEMPRE con moderación.

Emilio Cáceres B.

Anuncios

Una respuesta to “Camarero, ¡una cerveza por favor!”

  1. Sheylaa 25/02/2011 a 9:05 PM #

    Acabo de descubrir tu blog, simplemente queria felicitarte.spweoeh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: