¡Viva la Pepa! Lo mejor de Cádiz en 3 exclusivas recomendaciones.

19 Mar

Celebrando merecidamente hoy el bicentenario de “la Pepa”, nuestra querida primera constitución (tercera en antigüedad del mundo después de la americana y la francesa), The Coco Life os invita a redescubrir los rincones más exclusivos y bellos de Cádiz con 3 propuestas de lujo.
Quien no haya estado nunca en Cádiz se ha perdido un mundo maravilloso; se ha perdido un burbujenate y rico caldo histórico y cultural que impregna las calles de un intenso pasado árabe y un moderno presente europeo. Se ha perdido callejuelas coronadas por arcos moriscos, mezquitas reconvertidas en iglesias, el olor del pescaíto frito y la tortilla de camarones, barberias para caballeros centenarias, infinidad de mantequerías, charcuterías y confiterías dónde perderse, etc.
Es por ésto que en The Coco Life te proponemos  3 planes rápidos para conocer y explorar un poco mejor el Cádiz selecto y de los sentidos.
1-  Visita a la Iglesia Oratorio de San Felipe Neri
Obligada es, en el marco del bicentenario, una visita a éste precioso templo barroco de principios del siglo XVII. De planta elíptica, destaca por su singular y enorme cúpula de doble tramo y ocho ventanales, así como por el impresionante retablo mayor del altar, dedicado a la Inmaculada Concepción y atribuido a Murillo. Pero maravillas artísticas y arquitectónicas aparte, la Iglesia Oratorio de San Felipe Neri merece una visita sobretodo en éstos días puesto que fue precisamente aquí dónde se estableció la sede de las Cortes de Cadiz en 1812.
Prueba de ello son las lápidas que se erigieron en conmemoración del primer centenario en 1912 y que  adornan las paredes exteriores del templo. En éstas pueden verse grabados en bronce los nombres de todos los diputados doceañistas que participaron en esas cortes y redactaron la primera constitución española.
Hoy en día, la Iglesia Oratorio sirve también de marco para las solemnes y un tanto secretas investiduras de las nuevas Damas y Caballeros de la Real y Benemérita Institución de los Caballeros Hospitalarios de San Juan Bautista.
2- Atardecer en “El Faro”.
Aquí va una doble propuesta. Cádiz es famosa, entre otras muchas cosas, por su puerto, sus playas y sus vistas al mar, y es en el antiguo Castillo de San Sebastián dónde podemos obtener la mejor de las panorámicas.
Operando hoy día como faro de entrada al puerto, el castillo posee una fuerte carga histórica. En tiempos fenicios, en éste islote al final de la playa de La Caleta se erigía, pues, un templo en honor al dios Moloch; posteriormente, sobre sus ruinas, se construyó, a principios del siglo XV, una ermita-refugio para unos comerciantes venecianos que se recuperaban de la peste, para finalmente construir ahí, el castillo de San Sebastián, un baluarte fortificado de planta irregular que servía como bastión protector del flanco norte de la ciudad.
El faro, construído en 1908 sobre la base de una antigua torre vigía musulmana, tiene el mérito de constar como el segundo faro eléctrico de la península y yace, exactamente, a 1km justo del “segundo faro” de la ciudad.

A escasos 10 minutos andando por la Calle de Fernando Quiñones se encuentra “El Faro”, insigne restaurante de la ciudad, considerado por muchos como el mejor restaurante de Cádiz.
 “El Faro”, originariamente una sencilla taberna del mítico barrio pescador de La Viña, empezó a coger fama por las tapitas de pescaíto frito o en adobo, así como de las tapitas de tortilla de camarones, calamares, puntillitas y boquerones que servían junto a la consumición de una copa de vino de la tierra. Tal era la popularidad de esas tapitas que la taberna decidió convertirse en un restaurante dedicado a la recuperación de la cocina gaditana más tradicional.
Hoy día el restaurante cuenta con una extensa carta de entre las que destacan las especialidades marineras como el pastel de cabrancho, las “ortiguillas fritas” (anémonas), la urta a la roteña, las albóndigas de marisco al jerez y berberechos, el atún de la almadraba con chutney de mango, o el calamar “de portera” sobre puntas de pasta negra y ali-oli de aguacate, etc.
 Su amplia selección de vinos y la inmejorable situación en el barrio de La Viña, hacen de “El Faro”, un referente de la gastronomía gaditana tanto para locales como visitantes de paso.
3-  Callejear, tapear y descansar.
 
Como ya hemos dicho, Cádiz es un entramado eterno de callejuelas por las que perderse.  A la mezcolanza de estilos arabizantes y andaluces se le ha de añadir aquel encanto colonial que aún conserva de su época de esplendor del comercio con las Indias; así como su litoral, enmarcado aún por los las antiguas murallas que mantuvieron a la ciudad inexpugnada de los constantes ataques franceses e ingleses.
El barrio más bonito y más antiguo de la ciudad es el barrio de El Pópulo. Aquí, en pleno casco histórico, entre el teatro romano, la casa del obispo o la catedral vieja, y con más de 3000 años a las espaldas, podemos encontrar la vida nocturna y las ofertas de ocio más alternativas de la ciudad. La cantidad de bares, terrazas, bodegas, tabernas, cervecerías y cafeterías dónde tapear y hacer unas copas mientras se disfruta de la vida callejera de Cádiz es interminable. Especialmente populares son la Taberna del AlmiranteEl Archivo de Indias, El Malagueño, La Azotea o el Mesón de la Posadilla, entre otros.
Si bien es cierto que la oferta gastronómica y lúdica de Cádiz es impresionante, no sucede los mismo con el hospedaje. Debido a que la gran oferta del lujo de la provincia de Cádiz se encuentra, mayoritariamente, fuera de la ciudad en impresionantes cortijos y resorts con todo tipo de lujos, la ciudad en sí es, ciertamente, un poco parca en oferta hotelera. El hecho diferencial de Cádiz reside pues, en los apartamentos privados de lujo.
Aquí sí que el viajero selecto puede encontrar interesantes ofertas de suites en hoteles de 3 o 4 estrellas que funcionan como lofts o apartamentos semi independientes. Éstos, generalemente situados en las azoteas de los edificios, disponen de magníficas vistas al casco antiguo. En The Coco Life nos ha gustado particularmente la suite Ático 52 del Hotel Patagonia Sur por sus impresionantes vistas a la Catedral y su inmejorable localización en el barrio del Pópulo.
Y aquí, en el confort de una buena cama y la belleza de un paisaje como el gaditano os dejamos descansar de ésta ruta especial que The Coco Life ha querido proponer para redescubrir Cádiz y todo su encanto en el marco de la celebración del bicentenario de la Constitución de 1812.
¡Viva la Pepa y viva Cádiz!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: